Si te agrada Trastienda musical, por favor, haz clic en «Me gusta» para apoyar el sitio. Muchas gracias.

Powered by Jasper Roberts - Blog

A guitarra limpia

A guitarra limpia

Por: Roberto Reyes (11 de enero de 2013)

Desde hace 15 años, en el patio colonial del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau —ubicado en la calle Muralla No. 63 en La Habana Vieja— se realizan los conciertos A guitarra limpia.

La historia de esas presentaciones, los nombres de quienes han visitado el espacio y los diferentes soportes que ha creado el Centro Pablo para conservar la memoria de cada concierto conforman el Expediente que Trastienda musical muestra en esta página.

El 14 de noviembre de 1998 el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau inauguró el espacio A guitarra limpia con el concierto Futuro inmediato del cantautor Santiago Feliú.

Fachada del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau

Fachada del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau. Foto: Tomada de internet

A partir de la fecha, trovadores cubanos de diferentes estilos y generaciones se presentan el último sábado de cada mes en el patio de las yagrumas de la calle Muralla No. 63, en la zona antigua de La Habana.

Cada concierto es ambientado con la obra de un artista plástico, que expone pinturas o esculturas que complementan, y hasta realzan, el trabajo musical de la agrupación o el cantor invitados para la ocasión.

El escenario se ha convertido en un reto para el trovador que protagoniza el encuentro, porque solo se le permite acudir acompañado de la guitarra o, a lo sumo, de una agrupación de formato acústico.

Para redondear la propuesta, cada concierto es precedido por unas palabras introductorias que, en ocasiones, llegan en la voz de otro juglar, y, con frecuencia, en la de un periodista, un escritor, un poeta o un artista.

Y aunque estas son las «reglas generales», A guitarra limpia rechaza la rigidez y las normas estrictas. Por eso, a veces se han mezclado poetas y trovadores, o se ha elegido otro día de la semana para efectuarse, o se ha invitado a varios artistas extranjeros e, incluso, se ha abandonado el patio donde habitualmente se realiza.

El patio del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau durante un concierto A guitarra limpia

El patio del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau durante un concierto A guitarra limpia. Foto: Tomada de internet

La simiente del espacio fue el concierto que la institución organizó el 4 de enero de 1997, en la Sala Avellaneda del Teatro Nacional, para homenajear a Pablo de la Torriente Brau. Dieciséis cantautores cubanos, de diferentes generaciones, hicieron vibrar el recinto con sus canciones.

Desde aquel entonces existe un Círculo de Amigos —que cuenta en su nómina con personalidades como el trovador Silvio Rodríguez— cuyo propósito es respaldar y promover las presentaciones.

El rigor y la laboriosidad de un pequeño grupo de trabajo garantiza que A guitarra limpia cuente con publicaciones impresas, un sitio web, spots televisivos y grabaciones en discos compactos.

A finales del pasado siglo el Centro Pablo —creado en 1996 bajo la tutela de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac)— inició una labor contracorriente: despojar el instrumento de las seis cuerdas de elementos superfluos, para que el canto y los acordes brotaran límpidos y auténticos.

Con tanto viento en contra, el sueño pudo haberse malogrado. No obstante, después de transcurridos casi tres lustros, se puede afirmar que el propósito se ha logrado con creces.

La mayoría de los alrededor de 140 conciertos que, hasta el momento, ha ofrecido el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau, durante casi 15 años, han sido protagonizados por jóvenes trovadores.

Yaíma Orozco, Alain Garrido y Michel Portela

Yaíma Orozco, Alain Garrido y Michel Portela en A guitarra limpia. Foto: Tomada de internet

Y esta tendencia es coherente con el objetivo de la institución de promocionar el quehacer de los cantautores que son ignorados por la mayoría de los medios.

De la región occidental se han presentado Yamira Díaz, Heidi Igualada, Rita del Prado, Lázara Ribadavia, Samuel Águila, Dúo Jade, Eric Méndez, Diego Cano, Fernando Bécquer, Dúo Karma, Juan Carlos Pérez, Silvio Alejandro, Ariel Díaz, Karel García, Inti Santana, Tony Ávila, Charly Salgado, entre otros. Del centro: Roly Berrío, Leonardo García, Yunior Navarrete, Ariel Barreiros, Diego Gutiérrez, Alain Garrido, Michel Portela, Yaíma Orozco, Yordan Romero... Del extremo oriental: William Vivanco, Pável Poveda, Eduardo Sosa, Norge Batista...

Y es curioso que, al menos, una vez al año el escenario del Centro Pablo es ocupado no por uno, sino por tres, cinco y hasta diez cantautores al mismo tiempo.

Así sucedió el sábado 29 de mayo de 1999 cuando se presentó el concierto Cuerda joven, con Samuell Águila, Heidi Igualada, Glenda Fernández, Ariel Díaz, Ihosvany Bernal y el poeta Sergio Gómez. Al año siguiente, el sábado 25 de marzo, Marta Campos, Jorge García, Heidi Igualada, Rita del Prado, Lázara Ribadavia, Samuell Águila, Fernando Bécquer, Ihosvany Bernal, Ariel Díaz, Silvio Alejandro y los poetas Sergio Gómez y Antonio López decidieron declarar que La impúdica es la guitarra.

El sábado 27 de octubre de 2001 otro grupo de trovadores —Yamira Díaz, Ariel Díaz, Samuell Águila, Diego Gutiérrez, Yunior Navarrete, Ariel Barreiros, Pável Poveda y William Vivanco—, bajo el auspicio de la Asociación Hermanos Saíz, interpretó las canciones recogidas en el álbum Trov@nónima.cu. Y 13 meses más tarde, Leonardo García, Alain Garrido y Diego Gutiérrez confesaban que preferían andar Por todos los caminos.

Es una «confabulación» que cada año se repite y se convierte en pretexto para reunir a varios cantores en una sola jornada.

El Centro Pablo también ha potenciado el canto de los trovadores "intermedios" —los que ya no son "tan jóvenes", pero tampoco "tan viejos". Entre ellos, Marta Campos, Polito Ibañez, Frank Delgado, Gerardo Alfonso, Alberto Tosca, Santiago Feliú y Carlos Varela.

Por supuesto que en la casona de Muralla No. 63 no han olvidado la generación que ronda, o supera, las seis décadas de vida. Por ello en estos tres lustros no ha faltado la presencia de Teresita Fernández, Pedro Luis Ferrer, Alberto Faya, Ireno García, Vicente Feliú, Augusto Blanca, Lázaro García...

Dúo Jade

El Dúo Jade durante una presentación en A guitarra limpia.
Foto: www.aguitarralimpia.cult.cu

Y como todo lo que emana de la institución tiene un carácter inclusivo, fraterno y solidario, no han faltado en A guitarra limpia los artistas de otras naciones.

De ahí que tan temprano como en diciembre de 1998 se presentaron en el patio del Centro Pablo María Gisela Rosado y el grupo Kábala, de Puerto Rico.

El sábado 25 de mayo de 2002 el cantautor mexicano Fernando Delgadillo ofreció un concierto especial A guitarra limpia. Y su coterráneo Gerardo Peña imitó el gesto el sábado 26 de abril de 2003.

También desde el sur han llegado canciones. Los chilenos Isabel Parra y Antar se presentaron en febrero de 2004 y regresaron en junio de 2005, los argentinos Pedro Reñé y Natalia Gómez el 28 de octubre de 2006, y el también argentino Raly Barrionuevo el 22 de diciembre de 2005.

Mencionarlos a todos —tanto cubanos como extranjeros— haría demasiado extensas estas líneas, y el propósito es solo publicar una muestra de quiénes se han presentado en el espacio A guitarra limpia. Aunque, realmente, el propósito no es solo publicar una muestra, sino reverenciar una labor intensa y extensa que no puede ser atrapada en unos pocos párrafos.

Un concierto deja de ser un hecho efímero si, de algún modo, se resguardan los criterios y sentimientos que provoca, sus imágenes y vibraciones, sus anécdotas. Y para lograrlo la tecnología es un buen aliado.

Ediciones La Memoria / Colección A guitarra limpia

Ediciones La Memoria / Colección A guitarra limpia

Por esta razón el Centro Pablo graba las imágenes y el sonido de todos los espectáculos para, posteriormente, editarlos en algún soporte.

Durante los primeros años fueron los casetes —con una cifra total que estuvo cerca de las treinta unidades—, y recientemente son los discos compactos —que ya rebasan los 60 álbumes de diferentes entidades artísticas.

En esa misma línea se hallan las multimedias. Y vale recordar que la primera salió al mercado en 2001, coincidió con la Feria Internacional Cubadisco, y es una antología de A guitarra limpia con fragmentos de los primeros 24 conciertos, junto a opiniones de más de una veintena de personalidades como Leo Brouwer, Cintio Vitier, Corina Mestre, Julio Girona, Noel Nicola y Silvio Rodríguez.

Hace algunos años, con la publicación de varias antologías A guitarra limpia, los estudios Egrem y Abdala se unieron a la cruzada que el Centro Pablo iniciaba a favor de la canción trovadoresca.

Por otra parte, se han publicado libros bajo el rótulo Ediciones La Memoria / Colección A guitarra limpia. El primer volumen fue Que levante la mano la guitarra —dedicado al autor de Ojalá y Te doy una canción—, que, a pesar de ser su sexta edición, mostraba novedades como un nuevo prólogo de Víctor Casaus y un epílogo de Silvio Rodríguez.

Otro logro indiscutible fue el programa de televisión A guitarra limpia, que surgió a partir de un acuerdo de coproducción entre el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau y Cubavisión Internacional.

Jorge García, A guitarra limpia

Álbum A guitarra limpia del trovador Jorge García.
Foto: www.aguitarralimpia.cult.cu

El espacio televisivo fue escrito y creado por el trovador Ariel Díaz, quien fue también su conductor junto a la cantante y actriz Amanda Cepero. Cada programa, con una duración de 27 minutos, se centraba en un cantor y mostraba materiales fotográficos y audiovisuales de los conciertos A guitarra limpia.

Sin embargo, "debido a contradicciones conceptuales entre las partes que lo coproducían" el espacio dejó de salir al aire después de haberse transmitido 63 programas.

A guitarra limpia también está en internet. En la dirección www.aguitarralimpia.cult.cu existe profusa información que incluye artículos, crónicas, entrevistas, fotos, videos y música.

Por si fuera poco, en su afán de difundir, documentar y preservar la obra de los cantores que se presentan en el espacio, la institución publica cada año el cuaderno Memoria. Es una recopilación —letras de canciones, fichas biográficas, criterios de expertos, fotos, palabras de presentación— de los conciertos realizados en 12 meses.

El Centro Pablo ha hecho gala de constancia en su propósito de preservar la memoria del espacio A guitarra limpia. Y la constancia ha derivado en excelencia.






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu página web:
Tu mensaje:
Facebook | Twitter | RSS2008- Trastienda musical | © Todos los derechos compartidos