Si te agrada Trastienda musical, por favor, haz clic en «Me gusta» para apoyar el sitio. Muchas gracias.

Powered by Jasper Roberts - Blog

Con el cineasta Fernando Perez

Con el cineasta Fernando Pérez

Por: Roberto Reyes (8 de enero de 2013)

Trastienda musical conversó durante una hora con el cineasta cubano Fernando Pérez. Y aunque, por supuesto, la plática se movió por los vericuetos del séptimo arte, en dos ocasiones se hizo alusión al universo de la música alternativa.

Fernando Pérez, director de filmes como Clandestinos, Madagascar, La vida es silbar, Suite Habana y José Martí: El ojo del canario

Fernando Pérez, director de filmes como Clandestinos, Madagascar, La vida es silbar, Suite Habana y José Martí: El ojo del canario. Foto: Tomada de internet

El director de filmes como Clandestinos, Madagascar, La vida es silbar, Suite Habana y José Martí: El ojo del canario, es un apasionado del arte de combinar los sonidos. "Mira, ésa es mi gran frustración. Porque si yo no hubiera sido cineasta, yo sería músico. Porque creo que también la música es capaz de transmitir emociones que son únicas, son inefables", nos confiesa el reconocido realizador.

¿Qué piensa acerca de esas corrientes musicales que llamamos "alternativas" y que son protagonizadas por raperos, trovadores, roqueros y muchos otros creadores? ¿Considera que su discurso es renovador y, además, necesario para la sociedad cubana contemporánea?

"Creo que sí. Yo defiendo la diversidad, y no solo en el arte —en las expresiones artísticas— sino en la vida. Uno no puede uniformar la vida, porque entonces la hace gris, la hace rutinaria, y creo que dentro de la diversidad, por supuesto, habrá plantas que florecen mejor y otras que no florecen tanto, pero todas las plantas son necesarias. Dentro de ese jardín, que es la vida, todas las plantas son necesarias. Y hay plantas más rastreras, plantas que florecen más alto, plantas que llegan más allá, pero todo eso forma parte de la naturaleza, de la evolución misma de la vida.

"Ahora hay una gran polémica con el reguetón —tú no me mencionaste el reguetón, pero yo sí te lo menciono. Y creo que hay reguetones malísimos, pero hay reguetones que son interesantísimos. Entonces eso no puede estar en la decisión de nadie: este sí, este no. Porque ahí las fronteras se pierden. No estoy de acuerdo con las limitaciones de ese tipo. Creo que hay un reguetón que es un termómetro social de lo que pasa aquí. Y hay que preguntarse por qué hay expresiones en el reguetón que resultan vulgares, o violentas, o duras; por qué eso se produce; por qué se ha llegado ahí. Eso es lo que hay que preguntarse más que prohibirlo".

Sé que ha habido estaciones de radio que han logrado la difusión de la música alternativa, y no ha pasado nada. Y cuando sí empiezan a pasar cosas es cuando se prohibe —Fernando Pérez, cineasta cubano

Si tuviera la facultad para permitir a la radio y la televisión la transmisión de las piezas más contestatarias y polémicas de la llamada "música alternativa", ¿lo autorizaría?

"Yo sí. Lo que pasa es que eso no me corresponde (risas). A mí una vez me preguntaron si me gustaría ser presidente del Icaic, y yo dije que no me siento presidente de nada. Porque creo que eso depende mucho de una mentalidad. Y lo primero que tendríamos que hacer nosotros es lograr que esa mentalidad —que está establecida, enraizada— de que las cosas tienen que ser por decreto —o que siempre algo las señale, las guíe o las oriente—, eso es lo que hay que cambiar. Pero cambiar totalmente. Y una mentalidad no se cambia porque logre una estación de radio hacerlo. Creo que lo que tiene que cambiar es esa mentalidad, y eso es a largo plazo. Pero hay que ir sembrando esa lucha, esa discusión. Sé que ha habido estaciones de radio que han logrado la difusión de la música alternativa, y no ha pasado nada. Y cuando sí empiezan a pasar cosas es cuando se prohibe".






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu página web:
Tu mensaje:
Facebook | Twitter | RSS2008- Trastienda musical | © Todos los derechos compartidos