Si te agrada Trastienda musical, por favor, haz clic en «Me gusta» para apoyar el sitio. Muchas gracias.

Powered by Jasper Roberts - Blog

Diego Santiago torbellino en Alter Ego

Diego Santiago, torbellino en
Alter Ego

Por: Roberto Reyes (28 de noviembre de 2012)

"Gracias a María Luisa Bringas por la colaboración"

El laudista santaclareño Diego Santiago confesó a Trastienda musical que de pequeño era "hiperquinético, inquieto, travieso". Y no resulta difícil creerle, pues basta conversar con él durante pocos minutos para darse cuenta de que continúa siendo un ser humano ajeno a la tranquilidad y el reposo.

De ahí que Alter Ego, la agrupación que fundó en 2005, no puede ser apacible. Desde su formato —integrado por laúd, tres y guitarra— hasta su sonoridad —mezcla de música de cámara, popular y de concierto— el trío perturba al oyente, le comunica dinamismo, lo desafía.

Diego estudió laúd en la Escuela Nacional de Arte (Ena), en La Habana, con la maestra Niuber Navarro. Más tarde se graduó en esa institución de la mano del maestro Efraín Amador. De inmediato acudió al Instituto Superior de Arte (Isa), en el que aprobó un riguroso examen de admisión.

Alter Ego

Esther Martínez, Edel Hernández y Diego Santiago integran Alter Ego.
Foto: Tomada de facebook

Durante cuatro años estudió en el Isa, donde creó y dirigió la primera orquesta cubana de instrumentos de plectro. También trabajó con un trío que tenía el mismo formato que posee actualmente Alter Ego. Y, como si no bastara, estuvo en la agrupación Laúdes de La Habana.

Después de graduado, Diego Santiago regresa a Santa Clara, su ciudad natal, y se presenta como solista hasta que decide acompañar a una talentosa cantante. "Tuve la suerte de encontrarme con Vionaika Martínez, con la que estuve 5 años trabajando, tocaba laúd y guitarra. Estuve en la filmación de su primer video clip y también en la grabación de su primer disco en solitario", declara el músico.

En 2005 había logrado acumular cierta experiencia, tenía deseos de experimentar y las circunstancias le eran favorables. Creó entonces el trío Alter Ego.

¿Cómo fue el nacimiento de Alter Ego?

«Esther Martínez, la guitarrista del trío, me dice: "Diego, mira, Alter Ego era una agrupación más grande, como tú conoces, pero se desintegró. Somos un proyecto nacional de la AHS (Asociación Hermanos Saíz), y estamos pendientes a una evaluación del Instituto Cubano de la Música. ¿Quieres hacer el proyecto conmigo? Yo te doy la tutela, y tú diriges y haces la música que quieras". Pues me arriesgué, empecé a dirigir Alter Ego, hago la música que quiero, nos ponemos la ropa que yo elijo, es decir, son mis deseos pero en función de ellos. Y así ya llevamos 7 años de trabajo».

En estos siete años, ¿cuál ha sido la propuesta musical del trío?

Es un trabajo difícil, porque es un tipo de música que no es nada comercial, con instrumentos que no son nada conocidos —Diego Santiago

«Los artistas que hacen teatro, música de concierto, los trovadores, los que hacen danza contemporánea —es decir, creadores que no son tan populares, ni tan comerciales— acostumbran a decir "mi obra es esta y, aunque al público no le guste, yo quiero hacer lo que quiero". Eso para mí es un error. Uno tiene que llegar a un equilibrio: hacer lo que le gusta a uno y hacer lo que musicalmente, en mi caso, esté bien y que al público le guste. Porque la razón de ser de un artista es el público. Te hablo de esto porque el primer disco, Sones y flores, que grabamos con la Egrem en 2010 y estuvo nominado al Cubadisco en música instrumental, es muy de concierto. Un disco muy fino, un disco de muchas terminaciones de frases, muy de cámara. Ya el segundo disco, Buscando rutas —grabado en noviembre de 2010 en el espacio A guitarra limpia del Centro Pablo—, es diferente. Porque hacemos algunas cosas con percusión, hacemos sones, utilizamos el cajón, usamos voces».

Alter Ego visitó recientemente Argentina. Háblame de la gira.

«Salimos a Argentina a principios de julio. Fue una gira organizada por el Centro Pablo. Tres meses en los que nos presentamos en Buenos Aires, Rosario, Salta, Córdova y Jujuy. Llegamos hasta el norte, hasta Humaguaca, que es la última ciudad que colinda con Bolivia. Ahí conocimos a Jaime Torres, que es el principal charanguista de Argentina. En general, fue una gira bonita de montones de experiencias. Por ejemplo, hicimos un concierto didáctico, un taller, en el que yo tuve que estar lidiando durante una hora y 15 minutos con 120 alumnos entre 7 y 18 años. Son retos y nuevas experiencias.

«Allá le realizamos un segundo video clip a la pieza Very light. Lo hicimos en la calle, en tres locaciones importantes, entre ellas la avenida 9 de julio y la plaza San Martín. Fue dirigido por Ernesto Fontán, un joven realizador y editor porteño de 30 años».

El trío ha acompañado a muchos artistas, pero sé que recuerdas con especial cariño el primer encuentro que tuvieron con Liuba María Hevia.

«Fue muy bonito. Tuvimos la oportunidad de acompañar a Liuba en un concierto que se hizo celebrando la Bienal Ada Elba Pérez —una persona que escribió muchos de los textos de las canciones más populares de Liuba como Señor Arcoiris, Si me falta tu sonrisa y muchas otras. El evento lo organiza el centro Pablo y Liuba nos pidió que la acompañáramos en toda la presentación. Fue un concierto que se montó en tres semanas. Solamente hicimos con ella dos ensayos, y salió un concierto bello.

Contenido relacionado:

«Liuba es una persona que admiro, respeto y quiero mucho. Amo su obra y para mí la música de Liuba es un sueño. Yo tengo varios sueños —algunos no los he logrado y otros sí— y uno de ellos era trabajar con Liuba. Recuerdo que cuando estudiaba en la Ena, o en el Isa, veía a Liuba como algo muy grande, y tuve la oportunidad de estar cerca de ella, acompañar sus canciones —las canciones de ella que más me gustan como Ilumíname, por ejemplo— en un concierto en el Centro Pablo y luego Alter Ego tuvo la oportunidad de hacer un concierto nuestro y que ella fuera nuestra invitada de honor».

¿Cómo ves estos siete años de Alter Ego?

«Tengo que agradecer infinitamente a Esther Martínez, quien —además de ser grandes amigos— es la guitarrista que ha estado a mi lado durante siete años en las buenas y en las malas. Es la persona con la cual siempre consulto —aunque yo tenga mi decisión, siempre consulto con ella— y con Edel Hernández, quien es nuestro actual tresero. Ya llevamos casi 4 años trabajando con él.

«Estamos muy contentos, porque somos tres personas que tenemos muchas cosas en común. Por eso hay tanta química entre nosotros. Y esto es importante con este tipo de música, que tiene de concierto, de cámara, y popular. Si hay uno de los tres que no tiene buen estado de ánimo, pues no fluye; si hay uno de los tres que se siente enfermo, no fluye; si hay uno de los tres que está molesto con alguno de los tres, no fluye. Entonces tiene que haber muy buena química, muy buena energía. Y es un trabajo difícil, porque es un tipo de música que no es nada comercial, con instrumentos que no son nada conocidos —como el laúd.

«En fin, siete años haciendo música popular de concierto: música cubana, versiones, y temas de Eduardo Martín —un excelente guitarrista y compositor habanero, que es como mi padre y es la persona a la que llamo para consultar. Por cierto, yo tengo un padre y una madre en el mundo de la música, a quienes consulto desde el punto de vista profesional, una es María Santucho —coordinadora del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau—, y el otro es Eduardo Martín. Precisamente en el primer disco de Alter Ego, Sones y flores, hay un montón de temas de él, fue el productor del disco, y es una persona con la cual cuento siempre».

-------------------------------

Alter Ego - 2006:

  1. Canción al abuelo
  2. No quiero juego con tu marido
  3. Para soñar contigo
  4. Plectro jazz latin son
  5. Tema fresa





Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu página web:
Tu mensaje:
Facebook | Twitter | RSS2008- Trastienda musical | © Todos los derechos compartidos