Si te agrada Trastienda musical, por favor, haz clic en «Me gusta» para apoyar el sitio. Muchas gracias.

Powered by Jasper Roberts - Blog

Jose Antonio Alvarez Le hable a Silvio con el corazon

José Antonio Álvarez: Le hablé a Silvio con el corazón

Por: Roberto Reyes (12 de diciembre de 2011)

"Gracias a María Luisa Bringas por su colaboración"

En septiembre de 2010 Silvio Rodríguez inició un singular recorrido por algunos barrios habaneros. Son comunidades apartadas que muestran elementos comunes: viviendas precarias, calles sin asfalto o deterioradas, personas humildes, y el polvo o el fango bajo los pies. El periplo se inició en La Corbata, y se ha extendido a otros sitios:

José Antonio Álvarez y Silvio Rodríguez

''Estamos haciendo una gira por los barrios que más nos necesitan, por los más desfavorecidos de nuestra capital. También les llaman marginales, pero a mí no me gusta decirles así. Porque en todos nos reciben niños educados, con zapatos, con escuelitas y casas del médico de la familia. En todos hay duros y abnegados trabajadores y familias decentes, aunque por las mismas calles puedan deslizarse bribones y violentos. Nosotros cantamos para todos. La música hace como un alto el fuego. Los fieros se amansan y sale lo que tienen de novios, de hijos y de hermanos. Y el vecindario se vuelve una familia unida, sonriente, como aplaudiéndose a sí mismo la maravilla que es capaz de ser.'' — Silvio Rodríguez | Segunda Cita

Acerca de esta gira por los barrios se han publicado decenas de artículos, pero pocos se han referido a su artífice y gestor: el capitán y máster en ciencias José Antonio Álvarez López.

Durante varios años fue educador penitenciario en Villa Clara y cuando se solicitaron colaboradores para la labor policial en La Habana, se ofreció como voluntario. Fue así que en 2009 comenzó de Jefe del Sector de la PNR (Policía Nacional Revolucionaria) en el barrio La Corbata.

Cuando llegó a la comunidad recorrió sus calles sin asfalto y llenas de fango. Observó los rostros de sus habitantes y recordó que el sitio tenía fama de violento y conflictivo. Entonces evocó su juventud en el barrio Wilfredo Pagés, en Santa Clara, cuando era un muchacho inquieto y pendenciero.

«En mi infancia y mi juventud fui muy travieso. Cuando fui creciendo empecé a practicar deportes de combate, como el boxeo. Fui boxeador; y a esa edad pensaba que era boxeador con todo el mundo. Hubo una época que tuve que aguantarme. Y en casa peleando conmigo: el viejo, la familia, incluso los vecinos. Hasta que yo, como el río, empecé a coger mi cause y empecé a estudiar» cuenta el capitán José Antonio Álvarez.

Sin embargo, como cree en el poder emancipador de la música, y, en general, de la cultura, propone a los dirigentes del barrio llevar un grupo musical. La idea es recibida con recelo, pero, al final, es aceptada. El éxito fue rotundo, y durante casi diez horas La Corbata se despojó de pesares y malos augurios. Fue entonces cuando a José Antonio Álvarez López se le ocurre preparar una actividad de gran envergadura, con un artista de reconocido prestigio.

¿Desde el principio pensaste en Silvio?

Recuerdo que antes de ver a Silvio contacté con Arnaldo (director de la agrupación El Talismán) allí en Playa, y me senté con él y hablé. Y me dijo que sí, que él tenía incluso un proyecto que se llamaba La Lucecita y que él quería ir a La Corbata para insertarlo allá. Y fue conmigo a La Corbata y saludó a los vecinos. Entonces le dije que les diera a los vecinos seguridad de que iba a presentarse en el barrio. Pero Arnaldo después se complicó y ya yo había quedado con la comunidad en que le iba a llevar un grupo profesional. Y pienso rápidamente en Silvio Rodríguez.

«Entonces llego a la casa de Silvio y toco a la puerta. Me sale un señor y lo saludé. Le dije que era el capitán José Álvarez López y que necesitaba que le comunicara a Silvio que había un compañero del Minint (Ministerio del Interior) que quería hablar con él. Fue y se lo comunicó a Silvio, y este le dijo que sí, que pasara. Entré a la sala y me saludó; me senté, y le expliqué la necesidad que tenía esta comunidad de este tipo de espectáculo. Le expliqué todo el proyecto comunitario. Y me dijo: "¿Y tú crees que a estas personas les guste la música mía?". Y le dije que sí, que no solo les gusta, sino que se lo iban a agradecer. Y él me preguntó: "¿Para cuántas personas tú crees que podemos tocar allí?". Y yo le dije: "Bueno, es un total de mil 800 personas, pero usted sabe que es usted el que va a ir allí, y por eso van a ir más personas". Y entonces me dijo: "Sí, está bien". Rápidamente llamó a Nuñez, su representante, y a Ana Lourdes, quien coordina sus actividades. Les dice que se pongan de acuerdo conmigo para fijar la fecha, y me comenta que pudiera ser el 9 de septiembre. Más tarde, al conversar con ellos, se fijó la fecha del 9 de septiembre a las 6 de la tarde en La Corbata».

¿Por qué pensaste precisamente en Silvio Rodríguez para llevarlo al barrio?

Es que hay una historia que yo conocía. Cuando yo estaba aquí en Villa Clara, Silvio dio un recorrido por las comunidades penitenciarias. Yo participé en el último concierto que dio en la comunidad de Guamajal, de esta provincia. Y enlacé la idea, y siempre pensé que no me iba a decir que no. Además le hablé con el corazón.






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu página web:
Tu mensaje:
Facebook | Twitter | RSS2008- Trastienda musical | © Todos los derechos compartidos