Si te agrada Trastienda musical, por favor, haz clic en «Me gusta» para apoyar el sitio. Muchas gracias.

Powered by Jasper Roberts - Blog

Longina 2015 conversacion con el trovador Tony Avila

Longina 2015: conversación con el trovador Tony Ávila

Por: Roberto Reyes (11 de enero de 2015)

Son las 9 de la noche del domingo 11 de enero de 2015. Una llovizna pertinaz cae en Santa Clara y la Asociación Hermanos Saíz, organizadora del Encuentro Nacional de Trovadores Longina, está buscando otro sitio para que Tony Ávila clausure con un concierto el evento que desde el 7 de enero se está celebrando en la ciudad.

Tony Ávila

Trastienda musical conversa con el trovador Tony Ávila.
Foto: Tomada de internet

El propósito inicial era que el cantor se presentara en el área exterior del teatro La Caridad, situado frente al parque Vidal, en el centro de la urbe, pero el mal tiempo está haciendo de las suyas.

No obstante, tenemos la certeza de que Tony Ávila hará vibrar a sus seguidores con piezas como La choza de Chacho y Chicha, Timbiriche y Micasa.cu.

Trastienda musical transcribe la conversación que sostuvo con el trovador hace pocas horas.

Las composiciones tuyas que tienen una fuerte carga humorística se alejan de la vulgaridad y la chabacanería. ¿Cómo lo logras? ¿Cómo es el proceso de creación de piezas que muestran elegancia y buen gusto a pesar de que rozan el doble sentido?

"Yo lo logro haciendo todo lo contrario. Intentando no irme al punto al cual es fácil llegar que es la vulgaridad. La vulgaridad es tan fácil como respirar. Por eso intentamos aguantar un poco la respiración, sin que lleguemos al punto de ahogarnos. Intentamos, entonces, decir las cosas de manera diferente.

"No hay necesidad de decir palabras obscenas o ser vulgar cuando el español es tan rico en palabras y puede usarse el humor sin tener que lastimar, herir, ofender, mancillar o ultrajar a nadie. Hay cubanos que han demostrado a lo largo de la música cubana que se puede ser popular, que se puede hacer música para reír, para bailar, y que se puede rozar con el doble sentido sin ofender.

"Hay canciones que rozan con el doble sentido, que llegan más a la picaresca más aguda, que al cubano le encanta además, y tienen la capacidad del oído receptivo para recibirla, sabiendo además que se hace con responsabilidad y con respeto para la persona que las escucha.

"Canciones que yo tengo y, digamos, que van con el humor, por ejemplo La choza…, La guaravenganza, Ay, Mariano —que es un tema que hace años escribí, que se ha quedado sin difusión pero que espero retomar—, como Tronco viejo por ejemplo —tema que retomaré en algún momento—, son temas que siempre nacen desde el respeto".

Hay canciones tuyas, como la titulada Madre, que son desgarradoras. ¿Evitas interpretarlas en los conciertos?

"No, para nada. Por lo general intento que estén esas canciones. Generalmente lo que más intento ahora es que no estén las que más la gente espera escuchar. Un poco buscando darles espacio a esas canciones que son las menos difundidas, las menos conocidas.

"El 30 de diciembre hicimos un concierto en el teatro Mella, y el objetivo fudamental fue justamente eso: hacer un concierto diferente, y, sin dejar de tocar las canciones que la gente espera escuchar, más de la mitad del concierto fueron temas de los más recientes, incluso estrenos.

"Esta noche, por ejemplo, será un concierto para los trovadores, para los seguidores de la trova, pero además va a ser también para el pueblo. Me veré obligado a hacer canciones trovadorescas para los que siguen la trova y me veré obligado a cantar Chacho y Chicha para los niños y los viejitos que irán allí y que les gustan esas canciones".

¿Te preocupa que piezas como Micasa.cu, en la que no miras de manera complaciente la sociedad cubana, sean prohibidas en algunas emisoras de radio?

"Hace un tiempo me preocupaba. Cuando no estaba tan difundido en los medios me autocensuraba cuando me sentaba a escribir y eso me hizo mucho daño en cuanto a la creación. Por suerte no fue un daño numéricamente grande. Creo que me salvé porque a tiempo me di cuenta y me dije: «Que me censuren otros, yo voy a escribir lo que siento, lo que pienso, con honestidad, con sinceridad, con transparencia, con la verdad —que la verdad siendo verdad tiene todas las puertas abiertas aunque te las cierren, porque las puertas pueden ser reales o pueden ser virtuales. Y la realidad misma es la llave».

"Cuando comencé a escribir esa canción, Micasa.cu, no estaba ni siquiera escribiendo una canción como esa. Estaba haciendo una canción a los amigos. Estaba escribiendo una que decía algo así como: «Pasa mi amigo, pasa / de par en par está abierta mi casa / sobre la mesa hay un plato vacío». Algo así como dándoles a los amigos mi mundo. Pero de pronto uno descansa, vuelve a coger la canción, y en uno de esos viajes de ida y vuelta a la canción escribí eso que es hoy Micasa.cu.

"Y me sorprendo diciendo: «bueno, esto no es lo que yo escribí para los amigos. O sí, es para los amigos, para todos los amigos de Cuba». Y nace la canción con esta preocupación justamente por los cambios.

"Muchos amigos al principio cuando la oyeron me dijeron: «oye, vas a caer preso. Te vas a buscar un problema». Y yo les decía: «yo no entiendo por qué. Yo no he dicho nada. Estoy simplemente resonando con la vida y con la realidad». Y ya pasó. Al punto que ahora en los cursos de superación del Partido, en los cursos de cuadros, cierran con la canción de La casa, y hacen hasta un debate con la canción, la analizan.

Yo al tiempo que critico, no salgo ileso de la crítica. Yo soy parte también del fenómeno. O sea yo también me estoy diciendo cuarenta cosas Tony Ávila

"Al final es mi canción más revolucionaria —lo he dicho en otras ocasiones.

"Y en fecha —que no menciono— muy significativa para mí, para los cubanos, un día me dijeron: «no, esa canción no puedes cantarla ahí». Yo dije: «Caramba, compadre, cómo vas a decirme que no puedo cantar esa canción». Y canté una peor que esa, en el sentido del impacto que pudiera tener. Y no hay peor ciego que el que no quiere ver.

"Yo al tiempo que critico, no salgo ileso de la crítica. Yo soy parte también del fenómeno. O sea yo también me estoy diciendo cuarenta cosas. Me canto las cuarenta cuando digo algo que socialmente nos preocupa, porque al final es Cuba y estoy haciendo la crítica desde adentro.

"Pero sin endulzarle el oído a nadie, sin acariciarle a nadie el oído, y a la vez también con optimismo, con un sentido positivo, con un mensaje constructivo, para que no sea un crítica desgarradora. Ya la realidad es bastante dura como para yo endurecerla más con una crítica despiadada o irresponsable. Menos mal que canciones como esa ya cogieron un buen camino".

¿Qué otras piezas preparas que también se mueven por los causes de las preocupaciones sociales?

"Una reciente que se llama Ya lo dijo Federico. Es una canción sobre aquello que Federico (Engels) dijo en la tumba de Carlos Marx de que «todo hombre antes que hacer ciencia, cultura, religión, arte debe tener un techo, calzarse y vestirse». Es un apotegma de la filosofía de la vida del hombre que va más allá de un sistema u otro.

"Una canción como Y cuando pude ser, por ejemplo, que es sobre el precio que se paga, a veces, por tener fe en cosas en las que uno cree. Y esa canción empieza diciendo: «No perdí la fe ni en las mañanas / cuando el hambre antes que el sol me despertaba. / No me persigné pero rezaba / porque el viento con mis sueños no arrasara / Y cuando pude ser otro barco de papel / se hizo tierra el mar donde pisaba». Y va diciendo otras cosas.

"Cubas es un poco más dura como canción. Y va diciendo: «Hay una Cuba que sale en Noticiero / una Cuba empapada en el aguacero / una Cuba luchando en el matadero / y una Cuba feliz cuando llega enero». Y hay muchas Cubas que por ahí se van diciendo.

"Está, por ejemplo, El fruto, que es una canción que comienza diciendo: «De tanto esperar el fruto / se va a perder la cosecha / si no me dan una brecha / caramba me pongo bruto / yo soy cubano y disfruto / del ron y de la cerveza / pero ya en mis hombros pesa / lo que se demora el fruto / de tanto pensar el hoy / se está alejando el mañana». Y lo dejo ahí.

"Son temas que intento hacer con total libertad. Sin temor, sin miedo y sin ponerme yo mismo límite para la creación. Esta es justamente la cuerda que yo más abordo. Es la que menos se difunde y también la que menos tengo grabada. Pero no me arrepiento de haber salido al público cubano desde una «choza», porque al final después puedo entrar a las casas".






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu página web:
Tu mensaje:
Facebook | Twitter | RSS2008- Trastienda musical | © Todos los derechos compartidos