Si te agrada Trastienda musical, por favor, haz clic en «Me gusta» para apoyar el sitio. Muchas gracias.

Powered by Jasper Roberts - Blog

Canciones contra sombras y a favor de suenos

Canciones contra sombras y a favor de sueños

Por: Roberto Reyes (9 de mayo de 2014)

En las últimas dos décadas Cuba ha vivido tiempos en extremo difíciles. Sin embargo, por regla general los medios han disimulado o edulcorado la situación. El tema estuvo en el centro de las polémicas y los reclamos que se escucharon en el último congreso de la Unión de Periodistas de Cuba (Upec).

Los Aldeanos

Los Aldeanos se han convertido en una de las entidades artísticas cubanas más controvertidas. Foto: Tomada de internet

Pero el arte, sobre todo su zona alternativa, no cree en silencios, mascaradas u olvidos. De ahí que muchas obras de teatro, cine, artes visuales y canciones ofrezcan una visión de la realidad que se contrapone a la que suelen presentar medios como la radio y la televisión.

(...)
Que a la aldea y a la ciudad
le faltan panes y peces,
eso pasa en cualquier lugar
pero aquí por gusto a veces
Y si insisten en continuar
encerándonos las manos
yo no sé quién les va a quitar
la palabra a Los Aldeanos
El lucero que se encendió
casi sin fuerza da luces,
sin embargo a su alrededor
siguen jugando a las cruces
(...)

Así declara Raúl Torres en la pieza Pegaso en el Malecón. La canción es una especie de exabrupto en la obra del cantor, que se caracteriza por el lirismo y la ternura en los textos. Pareciera que hay situaciones que exasperan hasta a los ángeles.

Otro trovador que también, durante mucho tiempo, se movió por los cauces de las composiciones que recrean las pasiones y los sentimientos amorosos es Ariel Díaz. Pero, a diferencia de Raúl Torres, su giro hacia temas de contenido social, con críticas a veces contundentes, no ha sido ocasional.

Hacheros, Quiero decir, Habla y La orilla de las ganas son algunas de las canciones de profunda visión crítica que Ariel ha escrito en los últimos años.

(...)
Se busca minero que encuentre dinero nuestro
pagamos con esperanza de alojamiento.
Se necesitan pintores,
los más duros del momento,
que le cambien los colores al rostro del argumento,
Secretarias que dejen de limar
las uñas del desconcierto
Obreros con experiencia de dar
mandarria sobre el cemento.

Los mendigos ensucian la portada del proyecto

Permuto archipiélago en trance
balcón al mar y sin luces
movimiento que seduce
futuro incierto anhelante
Mantiene su buen talante
en alma y cuerpo se luce
belleza que no traduce
lo que dijo el almirante
Comunicación mediante
telégrafo desfasado
permuto desde el pasado
al mundo que está delante.
Quién me quiere comprar...
un sueño.
(...)

El fragmento pertenece a la pieza Clasificados, en la que el trovador Ariel Díaz se sitúa en una suerte de bolsa para operaciones de compra y venta. Desde ese sitio imaginario el cantor lo mismo declara que necesita adquirir tecnologías modernas para comunicarse que confiesa su deseo de permutar un «archipiélago en trance».

El rap también denuncia la crudeza de estos días. Pero, a mi modo de ver, su carácter suele ser más vehemente que el de la trova. Tanto que a veces llega a la insolencia y el desafío.

Hola, cómo te sientes tú
Ya no se nos va el gas, tampoco quitan la luz
El transporte mejoró, los salarios subieron
Los precios bajaron y ya el rap lo promovieron.
Las leyes nos favorecen, cezan las necesidades
Nuestras formas de pensar nadie las invade
Los negros haciendo hoteles se pueden ir a los hoteles
Y cuando dices la verdad, a piñazo ya nadie te muele.

Los cubanos no se quedan en el extranjero,
Y sin robar ya se puede tener lo que queremos.
La moneda nacional está por encima del euro
Y no solo los hijos de los pinchos ven el Cartoon Network.
La gente no discute, no se mata
No hay cola y cuando la hay nadie se maltrata.
Es que el del sector no es corrupto
Se sabe los productos, y diferenciar lo justo de lo injusto.
(...)

En la pieza Es un sueño, de Los Aldeanos, la crítica al entorno se embadurna de ironía. Y este recurso, en los dominios del arte, suele ser corrosivo.

A propósito, el modo descarnado con que el dúo aborda asuntos problemáticos de la sociedad le ha convertido en una de las entidades artísticas cubanas más controvertidas, hasta el punto de que unos lo califican de escoria mientras otros lo llaman revolucionario.

Entre los que han dado el último calificativo se encuentra el escritor e intelectual Abel Prieto, quien declaró —cuando era Ministro de Cultura— que «en su trabajo, como en el de otros raperos nuestros, hay una crítica social y ética que tiene que ver con lo que necesitamos discutir en Cuba».

También el rock ausculta la realidad de la nación y la cuestiona.

Todos critican nuestra forma de ser.
Y a todos asombra nuestro parecer.

Porque molestan, nos quieren detener.
Porque molestan, nos quieren detener.

Cuántas mentiras podrán transmitir.
Qué tenemos que hacer para poder elegir.
Por qué no tenemos derecho a exigir.
Queremos ser parte de esta sociedad.

Esta es la vida que nos tocó vivir.
Es nuestra etapa, vamos a existir.

Cuántas mentiras podrán transmitir.
¿Qué tenemos que hacer?
Todos critican nuestra forma de ser.
Y a todos asombra nuestro parecer.

En Parte de la sociedad la banda Resistenzia denuncia la marginación de que son víctimas los roqueros. La pieza desmiente el criterio de que ya han desaparecido los tiempos de la discriminación y el acoso a los seguidores del género.

Es un punto de vista controvertido. Quizás hasta exagerado. Pero ya sabemos que el arte auténtico no es un reflejo exacto de la realidad, sino un universo autónomo que posee leyes y códigos propios que pueden llegar a ser provocadores, contradictorios, conflictivos. Y este es precisamente el arte que activa el pensamiento, el diálogo y la polémica.

No es de extrañar, entonces, que una pieza como Cubanos, del trovador Inti Santana, unos la califiquen de herejía y otros de obra necesaria.

En el comedor obrero de la fábrica de hielo del Guaso
de tomar el agua fría no existe, hace meses la nevera reventó.
El empleado encargado de tener solucionado el caso
se debe entrevistar con el ministro, tiene el turno 132.

Al mesero del barcito de la esquina de mi casa
nunca nadie le pregunta cómo pueden revertir
el problema aquel del techo,
por eso solo se afila y te estafa,
se amarga la vida. El salario es de reír.

Cubano, asere, qué piensas hacer.
Ilustre mirada, tiznadas tus manos…
hermano de a pie.

Mañana pasé por calle G y pude ver en un taller
gente común trabajando, sin hacer un paripé.
Sin un dueño que disponga,
ni el estado del bostezo,
ellos juntos decidiendo cómo se tiene que hacer.

Cubano, asere, qué piensas hacer.
Ilustre mirada, tiznadas tus manos…
hermano de a pie.

Yo tampoco quiero al Gran Monedero
dictando miserias lumínicas en mi país.
Pero vuelvo a cantar mientras oiga caer
silencios velados de tanto temor,
que tornan inerte ese verbo hermoso que es revolución.

Cubano, asere, qué piensas hacer.
Ilustre mirada, tiznadas tus manos…
hermano de a pie.

II.

El tema de cómo la música alternativa genera no pocas obras que ofrecen una visión de la realidad que se contrapone a la que suelen presentar medios como la radio y la televisión del archipiélago merece un análisis exhaustivo que se aleja del propósito de esta publicación.

Con los ejemplos citados solo pretendemos mostrar la punta de un iceberg que con demasiada frecuencia es ignorado. Sin embargo, no prestar atención deliberadamente a alguna acuciante preocupación social no la hace desaparecer, más bien la convierte en una bomba de tiempo.

Recordemos que la música, como todas las artes, además de descubrir manquedades, nos da la posibilidad de curarnos en salud.






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu página web:
Tu mensaje:
Facebook | Twitter | RSS2008- Trastienda musical | © Todos los derechos compartidos