Si te agrada Trastienda musical, por favor, haz clic en «Me gusta» para apoyar el sitio. Muchas gracias.

Powered by Jasper Roberts - Blog

Trastienda musical no rotundo a la exclusion

Trastienda musical: no rotundo a la exclusión

Por: Roberto Reyes (7 de enero de 2014)

Los conciertos que a finales de 2013 ofreció el cantautor Álvaro Torres en La Habana provocaron opiniones encontradas. En un extremo se situaron quienes bendijeron las presentaciones y en el otro quienes las consideraron actos sacrílegos para la cultura cubana.

Carlos Varela y Roly Berrío

Carlos Varela y Roly Berrío. Foto: Raúl El Yuca Gutiérrez

Algunos se escandalizaron hasta el punto de emitir criterios irrespetuosos hacia los asistentes a los conciertos, entre los que, por cierto, se encontraban Omara Portuondo y otras personalidades de nuestra cultura.

A decir verdad, ninguno de los textos a los que tuvo acceso Trastienda musical mostraba solidez en su intento de criticar la obra del cantor salvadoreño o mostrar las supuestas aberraciones artísticas que padecen sus seguidores.

El rigor en el análisis era sustituido por el abusivo empleo de vocablos como «banalidad, seudocultura, frivolidad, mediocridad». Mientras la profusión de lugares comunes y ciertas señales cercanas a los ataques de histeria empobrecían el discurso. Y así no es posible convencer a nadie.

Quizás sea tiempo de que aceptemos algunas realidades. Por ejemplo, que la pluralidad no es un monstruo que devora a la sociedad. Que el respeto a la diversidad no destruye a la nación. Que se puede ser banal y al mismo tiempo altruista, bondadoso y sensible.

Recordemos que el planeta en el que vivimos es diverso, múltiple, abigarrado, multirracial. Y así son las naciones que lo integran.

Sería una misión condenada al fracaso intentar que todos tuviéramos los mismos gustos, ideas, reacciones. El fascismo demostró fehacientemente a qué horrores conducen tales pretensiones.

De modo que dejemos a un lado la soberbia y seamos humildes. Dialoguemos sin prejuicios. Alejémonos de atrincheramientos y ofensas. Respetemos los gustos ajenos.

Solo seamos severos e incorregibles censores de quienes ensalcen la xenofobia, el racismo, el irrespeto hacia la mujer, la homofobia, la violencia, el machismo, y cualquier otro modo de anular a un grupo de seres humanos.

Pudiera pensarse que Trastienda musical se contradice. Sin embargo, lo dicho hasta ahora no se contrapone a las ideas que defendemos desde hace 5 años.

El sitio no desiste en el propósito de visibilizar propuestas que con frecuencia son olvidadas, subvaloradas o, lo que es peor, excluidas. Pero, al mismo tiempo, intenta hacerlo con mesura y respeto.

No creemos tener la verdad absoluta —ni en materia musical ni en cualquier otra— y desconfiamos de quien crea tenerla. Por esto coincido con Silvio Rodríguez cuando afirma:

(...)

"Amplios sectores de la población se identifican con formas de cultura que salen del hacinamiento, de lo gregario, de los deseos desesperados de liberarse de ese mundo en el que hay que cargar cubos de agua para todo, rezar para que haya electricidad, de casas en ruinas, de calles oscuras y encharcadas, y de vecindarios donde la privacidad es un cuento de hadas. Esa acumulación, luego de años y décadas, crea una cultura bien distinta a la de los festivales de ballet y de cine, pero cultura cierta, verdadera, potente, porque es el resultado de experiencias humanas muy extendidas.

"Nada de esto es nuevo, solo que algunas señales de «la cultura de la pobreza» (como diría Oscar Lewis) se han incrementado. Todas las formas de cultura son nuestras y son válidas, porque son expresiones de nuestra sociedad. Para gustos se han hecho culturas (lema del que pudiera darse el lujo de escoger).

"Por otra parte, sobre nuestras cabezas gravita la posibilidad de que las tecnologías lleguen a superar cualquier restricción nacional. Porque cualquier día, como vienen ensayando, disparan un rayo que crea la conectividad universal y ahí mismo se acabaron las soberanías del éter. Entonces aparecerá ese «coco» que a algunos no deja dormir (sin percatarse de que está aquí hace rato).

(...)

— Silvio Rodríguez | Segunda Cita




Comentarios hacia esta página:
Comentado por Alain( ), 08-01-2014, 03:01 (UTC):
Sí, Trastienda Musical, seguimos viviendo en la era de los slogans. Ahora en el mundo "cultural" está de moda el de seudocultura y frivolidad. La pregunta es, ¿cuál es el criterio de selección para definir lo frívolo? Si cada quien aplica su propia unidad de medida tendríamos unos cuantos nombres que acusar de frívolos y destructores de la cultura cubana, pero el respeto impide desenmascararlos con tanta ferocidad, porque incluso ellos existen. Sería muy bueno dejar de ser una sola voz, tal vez así salvaríamos a la nación. Un abrazo, sigue haciéndolo bien. Lo necesitamos.

Comentado por humberto( hmanduleyhotmail.com ), 08-01-2014, 04:01 (UTC):
como hemos hablado de esto, mano, eh? le temo por igual a los censores de un lado como de otro, los que quieren que silvio reine en la radio me parecen tan nocivos como los que desean el reinado para el cantante de moda .. y lo más jodido es que muchas veces esa intolerancia, disfrazada de batallita cultural, la promueven gente que se supone que tienen un pensamiento amplio. me gusta permanecer lejos de los extremos (y cada día todo se polariza más). sigue en lo tuyo, Robert.

Comentado por:08-01-2014, 17:48 (UTC)
trastiendamusical
trastiendamusical
Offline

Alain, gracias por el comentario. Coincido contigo en que "sería muy bueno dejar de ser una sola voz, tal vez así salvaríamos a la nación". Otro abrazo para ti, hermano!

Comentado por:08-01-2014, 18:01 (UTC)
trastiendamusical
trastiendamusical
Offline

Humbert, al igual que tú, le temo por igual a todos los censores. No puedo con los extremos, bro... Y cuando me encuentro con una de esa gente que dice ser de pensamiento amplio y mira de reojo a quienes los rodean, me dan deseos de... No, no lo voy a decir...Imagínatelo. Abrazote pa' ti!!

Comentado por Léster( lestercmhw.icrt.cu ), 10-01-2014, 00:23 (UTC):
No tengo nada que ver con este tipo de música, pero respeto a los que se emocionan con ella, y la hacen parte de su banda sonora. Lo realmente nocivo fuera que únicamente se escuchara a Álvaro Torres y solo él tuviera acceso a este tipo de presentaciones, pero no es así. Es preciso respetar gustos y preferencias, por supuesto, sin renunciar, creo yo, a que aquellos que prefieren a este cantante disfruten de otras experiencias estéticas que en definitiva los enriquezcan espiritualmente. Si de cualquier manera eso no sucediera, el mundo no se acaba por eso...para gustos los colores

Comentado por:10-01-2014, 01:54 (UTC)
trastiendamusical
trastiendamusical
Offline

Totalmente de acuerdo, Léster. Y claro que para gustos los colores (y los que yo prefiero son bastante "raros"...jajaja)



Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu página web:
Tu mensaje:
Facebook | Twitter | RSS2008- Trastienda musical | © Todos los derechos compartidos