Si te agrada Trastienda musical, por favor, haz clic en «Me gusta» para apoyar el sitio. Muchas gracias.

Powered by Jasper Roberts - Blog

Ernan Lopez Nussa presenta Sacrilegio en Santa Clara

Ernán López-Nussa presenta «Sacrilegio» en Santa Clara

Por: Roberto Reyes (9 de junio de 2014)

Tres músicos, tres instrumentos y una manera lúdica de asumir la música. En tiempos de ruidos que semejan arte y escenarios relucientes hasta el paroxismo, Ernán López-Nussa, Gastón Joya y Enrique Plá se decantan por la mesura y la belleza.

Ernán López-Nussa Trío

Ernán López-Nussa Trío.

El trío se presentó en el teatro La Caridad, de Santa Clara, este jueves 5 de junio, como parte de la gira que realizó por el centro del país para ofrecer al público las piezas que integran el álbum Sacrilegio, que obtuvo el Gran Premio Cubadisco 2014.

El concierto inició con sonata en re menor de Scarlatti, pero los aires barrocos de la pieza se impregnaron de jazz. De ese modo comenzó un acto de profanación que se extendió durante poco más de una hora.

Fue así que un danzón dejó de ser una «obra museable» para convertirse en arte contemporáneo. Un vals se aderezó con las potentes vibraciones de un contrabajo que parecía cantar. Y hasta la Sonata Patética de Beethoven se revitalizó con un piano en estado de gracia.

En la médula de la actitud sacrílega que evidencia Ernán López-Nussa al apropiarse de piezas de Cervantes, Bach, White y Leo Brower, entre otros compositores, se percibe el placer de dejarse llevar por la imaginación, de entregarse al vértigo del arte sin fronteras.

Y para lograrlo, el músico se auxilia de dos virtuosos: el veterano maestro de la percusión Enrique Plá y el joven contrabajista Gastón Joya.

El trío demuestra cohesión, dominio de los instrumentos, pasión por la música y deseos de divertirse. Con tales premisas se comprende por qué cada vez que terminaba una interpretación el público agradecía con un aplauso cerrado.

Sin embargo, cuando abandoné el teatro La Caridad lo hice con dos sentimientos encontrados. Por una parte me regocijaba haber asistido a un concierto hermoso, singular. Pero, por otra, lamentaba no poseer los conocimientos musicales necesarios para escribir el artículo enjundioso que merecen las obras que Ernán López-Nussa decidió reunir bajo el apelativo de Sacrilegio.

Un banquete para el espíritu y una frustración. Así es la vida.






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu página web:
Tu mensaje:
Facebook | Twitter | RSS2008- Trastienda musical | © Todos los derechos compartidos