Si te agrada Trastienda musical, por favor, haz clic en «Me gusta» para apoyar el sitio. Muchas gracias.

Powered by Jasper Roberts - Blog

Telmary ofrece concierto en El Mejunje

Telmary ofrece concierto en El Mejunje

Por: Roberto Reyes (4 de agosto de 2014)

Se acercaba la medianoche. El concierto se demoraba en comenzar. Sin embargo, el público no mostraba impaciencia. El tiempo pasaba entre conversaciones, tragos, risas y bromas.

Telmary en El Mejunje

Telmary durante el concierto que ofreció en el Centro Cultural El Mejunje.
Foto: Cortesía Emisora CMHW

A partir de cierto momento comenzaron a aparecer señales halagüeñas. Algunos músicos se acercaron a sus instrumentos y los manipularon. Unas jóvenes situaron en el escenario una mesita en la que colocaron diminutas figuras, palillos de incienso y velas encendidas.

Cuando todo pareció estar listo, Roly Berrío se acercó al micrófono con su guitarra e interpretó una canción reposada, introspectiva, hermosa. Al terminar la pieza, mientras el público aplaudía, el trovador declaró que de ese modo le daba la bienvenida a una artista que admira y quiere.

Y fue entonces cuando Telmary se adueñó del patio de El Mejunje.

En la primera entrega musical la cantante dirigió súplicas a sus orishas, aludió al amor, bailó y animó con gestos a músicos y espectadores. Y, aunque parezca una observación superflua, siempre sonrió —lo hizo durante toda la velada, tal vez para conjurar malos presagios o regalar al público las cuotas de felicidad que ansía.

Así inició Telmary un concierto de alrededor de dos horas en el que interpretó piezas de su más reciente álbum titulado Libre, del sello Bis Music —con el que ganó este año el Premio Cubadisco en la categoría Hip Hop—, y composiciones clásicas en su repertorio, como muchas de las recogidas en el fonograma A diario.

Los asistentes recibieron las nuevas canciones con entusiasmo. Quizás sea que abordan temas sugerentes, o que poseen arreglos musicales atractivos, o que el carisma de Telmary las resalta, pero lo cierto es que no hubo una acogida fría e indiferente.

Piezas desconocidas como Music is my weapon, Libertad de amar y El poder de los ancestros fueron capaces de seducir al público. Aunque, como era de esperar, los mayores aplausos fueron para Qué equivoca'o, ¿Ves?, Marilú, Pa' que vuelva...

Durante el concierto hubo instantes en los que Telmary recreó estribillos o canciones de Free Hole Negro e Interactivo, y con gestos de respeto y agradecimiento mencionó los nombres de ambas agrupaciones.

Los músicos que acompañaron a la cantante —batería, bajo, guitarra, instrumentos de viento y las voces de dos jóvenes— fueron el complemento preciso para que pudiera moverse a su antojo por el híbrido de rap, rumba, son y timba que practica.

Se afirma que en vez de rapera prefiere que la llamen «poeta de la calle». Y el término no es desacertado, solo que su calle no tiene indicios de vulgaridad e irrespeto, sino elegancia, voluptuosidad, picardía, desafío, en fin, autenticidad.

El concierto de Telmary en El Mejunje tuvo un no sé qué místico. A lo mejor la extraña sensación la provocaron las velas encendidas y el humo del incienso. Tal vez fue la música. Quizás haya sido que la presentación cruzó la medianoche y se adueñó de la madrugada. En cualquier caso fue un concierto con mucha luz. Y la luz siempre es un misterio.






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu página web:
Tu mensaje:
Facebook | Twitter | RSS2008- Trastienda musical | © Todos los derechos compartidos